NASCAR Home Tracks

Google+ Twitter Facebook rss

Suárez: Promovido antes de lo esperado, pero no hay de qué preocuparse

Moves Up to Monster Energy NASCAR Cup Series
Por Reid Spencer, NASCAR Wire Service
January 11, 2017 - 4:32pm

Nadie debe preocuparse por Daniel Suárez.

Y nadie debe asumir que al elegirlo para reemplazar a Carl Edwards, el equipo Joe Gibbs Racing, está cometiendo el mismo error que hizo en 2009 cuando lanzó al Joey Logano - entonces de 19 años -, a la pelea en la máxima serie de la NASCAR.

Como reemplazo de Tony Stewart al volante del Toyota No. 20, Logano nunca pudo madurar en Joe Gibbs Racing, Le tomó cuatro temporadas para llegar a Team Penske y demostrar su enorme potencial en la ahora Monster Energy NASCAR Cup Series.

Suárez, ya tiene 25 años, y tiene una excelente ética de trabajo y un incomparable deseo de aprender y hacerlo rápido.

El piloto mexicano lo ha estado haciendo desde que empezó a conducir go-karts para brillar más adelante en la NASCAR PEAK Mexico Series, la NASCAR K&N Pro Series, la NASCAR Camping World Truck y finalmente la XFINITY Series, en la que ganó el campeonato el año pasado.

Ahora llega a la Monster Energy NASCAR Cup Series con la credibilidad de un verdadero campeón, algo que no era tan evidente a penas a principios de la temporada pasada. Siempre tuvo gran velocidad, pero no tenía experiencia y cometía muchos errores.

Sin embargo, Suárez se convirtió en una esponja para absorber todo el conocimiento necesario aprovechando el conocimiento de alguien que ha ganado campeonatos en la XFINITY y en la Monster Energy NASCAR Cup Series, quien además es dueño de la camioneta que Suárez ha manejado en la Camping World Truck Series.

La rutina de Suárez durante la semana de preparación para las carreras, incluye una llamada con su compañero de equipo y dueño del equipo KBM, Kyle Busch, quien no ha reparado en compartir sus conocimientos y quien lo ayudó a lograr tres victorias la temporada pasada en la XFINITY Series.

Con la ayuda de Busch y los consejos de Edwards, Suárez aprendió el lenguaje del asfalto, al tiempo que perfeccionaba su inglés. Y cuando necesitó ayuda para mejorar su desempeño en los reinicios. acudió al maestro en la materia, Ron Hornaday Jr.

Para la segunda mitad de la temporada pasada, Suárez ya era uno de los favoritos para el título. Logró su primera victoria en Michigan en la 13ra. carrera del calendario, luego en Dover y finalmente en Homestead-Miami, para asegurar el campeonato.

Así que nadie debe dudar ni siquiera un minuto que el campeonato de la XFINITY Series era el sueño de un piloto que manejó su Volkswagen 1994 de Monterrey, México a North Carolina en busca de la gloria.

Y aunque el salto de la XFINITY Series a la máxima categoría de la NASCAR no es algo fácil para cualquier piloto, Suñarez está listo para empezar el nuevo reto, quizá antes de lo que nadie lo esperaba. 

Suárez tiene un gran equipo de apoyo a su alrededor, que incluye a su gerente de negocios, Jimmy Morales, el millonario mexicano, Carlos Slim, el co dueño de Chip Ganassi RacingFelix Sabates, su patrocinador Arris y el fabricante Toyota, que están comprometidos con su futuro en la NASCAR al más alto nivel.

“No esperaba estar en esta situación en ese momento”, reconoció Suárez el miércoles en la conferencia de prensa en que se anunció su nombramiento. “Esto es algo increíble. Empecé a soñar con esto cuando tenía 10 años y estar frente a esta oportunidad es algo increíble para mi y todos lo que me han ayudado a llegar a este punto”, agregó.

“Sé que no será fácil. Tenemos mucho trabajo y micho que aprender, pero no podría estar en mejor situación, con el (Jefe de Equipo) Dave Rogers y el resto del grupo con el auto No. 19. Es un sentimiento increíble. Estoy en el mejor lugar para empezar mi temporada de novato. Estoy ansioso por empezar y hacer el mejor esfuerzo para que todo salga bien en el futuro”.

Parafraseando a George Allen, el autor de Suárez es hoy y la medida de su éxito será cuánto tarda en lograr su primera victoria en la Monster Energy NASCAR Cup.

La segunda, será esperar a que deje de regresar las llamadas de Kyle Busch.